¡Gracias por visitar mi sitio!


En las entradas publico algunos de mis textos literarios, entrevistas, crónicas y las noticias más relevantes sobre mi trabajo creativo.

También encontrarás las disertaciones y reseñas que escritores amigos han hecho sobre mi obra.

En el LECTOBAR puedes leer mis publicaciones literarias en diversos géneros 
(poesía, teatro, narrativa, ensayo).

Asimismo, comparto contigo algunos contenidos audiovisuales en el videOBAR
(lecturas, bautizos, presentaciones).

Si quieres ver los datos detallados de mis publicaciones pulsa en este link

¡Suscríbete y comenta!

Divertimentos

Acerca de la inesperada suerte de AMADA BEGOÑA



Comentarios al margen de Krístel Guirado para la Sra. Infante


¡Ando muy muy emocionada! ¡Demasiado! Para Begoña y para mí, hacer "este" poemario constituyó un divertimento -en el sentido estricto de la forma musical- un compendio corto de poemas eróticos donde el verso no tuviera la pretensión de la hondura, una caja de zapatos que abrigara las voces atesoradas del otro. No imaginamos -Begoña menos que yo- que su lectura nos daría la dicha del ritornello -en el sentido literal y musical del término. Confieso que nos daba miedo la independencia del poemario, esa rebeldía suya de andar haciendo lo que le da la gana. Begoña está resentida conmigo por publicarlo; ella está convencida de que sus gavetas anidan asuntos más pertinentes para el lector y formas más elaboradas de la literatura. Teme mucho pasar por frívola. Yo -que tengo un cuartico asegurado en el círculo infernal de la vanidad y la banalidad- intento inútilmente compartir con ella mi emoción. 

Bautizo del libro "Amada Begoña" - Librería La Mancha - Krístel Guirado y Francisco Issa
Podría contarles varias anécdotas, pero no dispongo de mucho espacio. Así que me limitaré a ilustrarles mi punto respecto a Begoña con una de ellas. En la FILVEN 2014, después de bautizar el libro y leer los poemas, un señor de unos setenta años pidió la palabra y me dijo: "Dele las gracias a su amiga Begoña. Yo creí que mi pensar era vulgar, ahora sé que es poesía. Quiero comprar dos libros, uno para mí y otro para regalárselo a la mujer que amé y que nunca pudo ser mía". A mí me produjo ternura, pero a Begoña le pareció una absoluta ridiculez, "¿a dónde ha ido a parar esto?", me dijo. 


FILVEN Caracas 2014 - Librería del Sur TTC - Oscar Sotillo, Krístel Guirado y Oswaldo A. González

En la presentación del libro en Los Teques, yo me llevé 30 libros. Se hizo a las 3 pm, en el espacio abierto de la estación de metro "Guaicaipuro", y yo estaba aterrada por la hora, lo subido de tono de los poemas y el público desconocido que se detuvo a escuchar la lectura. Cuando terminé, esos desconocidos se acercaron y me compraron todos los libros. Entenderán mi asombro. Si a una lectura asisten 10 amigos cercanos, uno la considera un éxito. ¿Vender todos libros? Eso ni siquiera estaba en mi plan, los había comprado a mis editores -La Mancha ediciones- para regalarlos. Begoña, por supuesto, se burló de mí, de mi ingenua alegría por rozar el borde más distante de la trascendencia.


Promoción FILVEN Miranda 2014


FILVEN Miranda 2014 - Krístel Guirado 

No obstante, la vida me ha permitido callarle la boca, dejarle sus palabras a la altura -no de la oreja como dice Paz- sino de sus caderas para que las oculte donde su ego no encuentre escapatoria. Debí haber filmado su impúdica expresión de imposible -y hacerla pública en todas las redes sociales- cuando le dije que Isaac Morales Fernández había escrito un ensayo y que lo leería en el Coloquio de Poesía Venezolana Contemporánea dedicado a autoras nacidas después de 1958. Se lo lancé en la cara y 'no le di tiempo de lo que fue es nada', "me voy, no cabes en el carro", le dije. Luego le di la copia escrita y ahora ella se solaza en el gusto de leerla y releerla.

El 30 de julio pasado, recibí en mi buzón de correo el escrito que hizo Alberto Hernández de su lectura del poemario. No logro dar con la expresión exacta para agradecerle al poeta amado su "Crónica del olvido". Lo sentí un asunto tan mío, que no le dije nada a Begoña; pero hace cinco días, el 4 de septiembre, dejaron en el muro de mi facebook la noticia de su publicación en el blog del Grupo Li Po. Repito. Ando muy muy emocionada. ¡Demasiado! No dejo de imaginar la cara de Begoña cuando lo lea. La nota, además, está amorosamente diagramada por Dimitri Lipo con dos de esas maravillosas fotografías de Yuri Valecillo que tanto disfruto. No, no dejo de pensar en ella, en mi azogada Begoña, que había rebajado el libro al estatus de stand up erotic, poesía utilitaria que acaso podría recrear escuchas en la tertulias trending topic de los bares culturosos de Caracas. Ahora le dejo esos ensayos publicados en mi blog -y los links al final de esta entrada-, como evidencia de lo injusta y despectiva que ha sido desde que emprendió conmigo este proyecto.

Recital de poesía en "La patana cultural" - Krístel Guirado y Oswaldo Antonio González, acompañados por el Grupo Trebol 


Ensayo





Crónicas del Olvido

AMADA BEGOÑA

-Alberto Hernández-

1.-
Un largo inventario personal da inicio a este libro titulado “Amada Begoña / Antología de voces masculinas” (La Mancha ediciones/ Colección la buena calle, Caracas, 2012), escrito por Kristel Guirado y donde la autora se desdobla y asume la personalidad poética de varios autores, unos identificados con sus iniciales, otros con nombres reales o creados para insuflarle impulso a un poemario en el que ella, Guirado, habla con voz masculina, como un hombre que tiene en el personaje Amanda Begoña a un objetivo amistoso, revelado por la cercanía que comenzó durante sus primeras clases de Letras en la UCV.

[...]

Ella, la “copista”, la diseñadora de acentos, la que se hizo voz bronca para cantarle a Begoña desde Begoña, quizá con la intención de ser Begoña, su “alter ego”.

Fotografía de Yuri Valecillo
2.-
El poemario está dividido en dos momentos: “Amada Begoña”, con poemas escritos por varios “autores”, y “De un tal señor Ariza”, con textos pertenecientes a un solo pretendiente, como afirma Kristel Guirado, y están fundados en la relación amorosa entre Florentino Ariza y Fermina Daza, personajes de García Márquez de la novela “El amor en los tiempos del cólera”.

[...]

El poema siempre ha sido otro yo. La poesía es una elaboración en la que participan todas las personas del poeta. La literatura, todos los géneros, fabrica un yo que se retrae o se expande. Ese alter ego es personaje del poema: porque la poesía es también una narrativa más allá de que se entregue hecho poética. O toda poética tiene en la narrativa un espacio en el que se advierten el yo o los diferentes yos del autor.

En este caso son yos ajenos. Prestados, como todos los personajes de la ficción transformados en entes emblemáticos. Quien escribe esta “antología de voces masculinas” se desnuda completamente para mostrarse como el otro o los otros. O mejor dicho: es el otro sin necesidad de impostar la voz. Es la voz, adquiere la voz del otro. Se la apropia. Y de esta manera crea (lo recrea) al poeta original en la voz atrevida. Es poeta desde quien no se ha enterado que lo están “usando” como ajenitud o como propiedad legítima.


Fotografía de Yuri Valecillo
3.-
La segunda parte recrea una historia del autor de “Cien años de soledad”, la de los personajes, como ya se ha dicho, de “Los amores en tiempos del cólera”, en los que se funda el imaginario de un relato a través de episodios en un evento unívoco de mensajes: los amantes se hacen poetas a través de quien intenta alejarse de ellos en un experimento que funciona, que los aproxima mediante experiencias reconocidas como el cine, el inicio de un atrevimiento, suerte de prólogo donde “las grandes expectativas nunca son satisfechas”.
Se trata de un solo pretendiente, pero la voz de Begoña, la voz distante de la mujer amada, está presenta en su invocación. Muy pocas veces es mencionado su nombre. No obstante, el lector sabrá reconocerse en ella, hacerse mujer a través de la lectura silenciosa que Begoña hace de cada texto.

[...]


La voz del amante no recibe respuesta: en todo caso la respuesta la elabora el lector o el mismo personaje cuando siente que lo leen. En este sentido, la relación unívoca se rompe cuando el lector toma el poema y se lo apropia como una respuesta: sabe que está respondiendo a un sujeto cuyo afán es dirigirse a Fermina/ Begoña, no al lector como tal, pero éste, libre y atrevido, hombre o mujer, revela su capacidad para armar una respuesta.

[...]

Begoña Infante ya no es Begoña. Kristel Guirado ya no es ella misma. Son personajes que flotan entre versos y nunca podrán escapar de ellos mismos. 

*******

Alberto Hernández


Nació en Calabozo, estado Guárico, el 25 de octubre de 1952. Poeta, narrador y periodista. Se desempeña como secretario de redacción del diario “El Periodiquito” de la ciudad de Maracay, estado Aragua.

Su obra literaria ha sido reconocida en importantes concursos nacionales. En el año 2000 recibió el Premio “Juan Beroes” por toda su obra literaria.